Presentación de Mis Mejores Fotografías.

miércoles, 16 de abril de 2014

Ascensión al Cerro de El Fraile (Sierra del Cabo de Gata).

Tan sólo tiene 493 m. de altitud, pero ser la montaña más elevada de la Sierra del Cabo de Gata le convierte en una montaña muy especial, no solo porque forma parte de una sierra que está considera como el mejor y mayor exponente europeo de un macizo continental de origen volcánico, sino también porque su proximidad al litoral le otorga una singular belleza.


Cerro El Fraile desde el Collado de los Grajos.
La primera vez que visité el Cabo de Gata, en septiembre del año 2004, me quedé perplejo por el paisaje tan especial de este entorno, prácticamente el único espacio protegido de todo el litoral mediterráneo español, que ha podido salvarse milagrosamente de la sobre-explotación turística e inmobiliaria que sacude la costa mediterránea desde Tarifa hasta el Cabo de Creus.

Cerro El Fraile desde el Morrón de Genoveses. 
Aquella visita, y otra posterior en septiembre del 2007, fueron exclusivamente turísticas. Pero en esta ocasión he venido para explorar tanto la flora como la fauna de este espacio natural tan singular, que tanto me recuerda a las Islas Canarias.


Lo que hice nada más llegar al Cabo de Gata fue recorrer el paraje de Las Amoladeras para observar algunas de las aves esteparias que suelen anidar en estos parajes tan áridos. Luego hice un recorrido alrededor de las Salinas del Cabo de Gata, donde pude observar a muchas de las aves acuáticas que aprovechan este humedal, uno de los más destacados del sur peninsular, desde el punto de vista ornitológico. Allí pude deleitarme con uno de los más espectaculares ocasos que he visto nunca.

Salinas del Cabo de Gata.
Pasé la noche en la Cala de Genoveses y me levanté temprano para contemplar el amanecer desde el Morrón de Genoveses. Allí planifiqué la ascensión al Cerro de El Fraile, el pico más elevado de la Sierra del Cabo de Gata. Tan solo son 493 m. de ascensión, pero no es fácil trepar por los escarpados acantilados que se lanzan verticalmente al mar, por un terreno árido, volcánico y prácticamente inaccesible. Para mí era un pequeño reto desde que lo vi en el año 2004, y hoy he venido aquí para cumplirlo.

Torreón vigía de la Cala Higuera.
Los acantilados del Cerro de El Fraile son el resultado de la erosión marina sobre el interior de una antigua caldera vocánica. Las columnas basálticas se suceden a lo largo de la difícil ascensión, que se complica cada dos por tres por el terreno inestable.


Existe una vía de ascensión "normal" al Cerro de El Fraile desde Los Escullos, pero subir por esta otra vertiente me ha permitido encontrar algunos de los "tesoros" escondidos de estos parajes, como la localización del Camachuelo Trompetero, un ave típica del Desierto del Sáhara que recientemente ha cruzado el Mediterráneo para ocupar esta parte del litoral almeriense, o las "orchillas", líquenes fruticulosos muy característicos de los acantilados de las Islas Canarias.

Pero el mayor de los alicientes ha sido poder disfrutar de las magníficas vistas del Cabo de Gata que ofrece la cumbre de esta montaña, desde donde he podido divisar la no muy lejana Sierra Nevada.

Sierra Nevada dede el Cerro de El Fraile.
Estando en la cumbre he sacado la videocámara y he tomado algunas imágenes de las panorámicas:

video

Pretender descender por donde he subido hubiera sido una auténtica locura, de modo que opté por bajar por la vía normal, que me conduce directamente a la costa de Los Escullos.

Costa de Los Frailes desde Los Escullos.

No hay comentarios: